Me costó comprender mi dolor, el paso del tiempo, lo que no vivimos siempre a destiempo, siempre en silencio… No me perdono nunca no haberte dicho antes lo que me importas.


Estoy aprendiendo a asimilar lo que me enseñaste sin pensar:
“Ante la peor tormenta, tu mejor sonrisa siempre hasta el fin”
- G -

He notado desde hace algún tiempo que ya no eres el mismo y a la hora que deseo estar contigo vulgarmente me esquivas, necesito que me digas la verdad no quiero hipocresías.
 ¿Por qué no dices la verdad que tienes otra y me dejas en paz?

¿Poder estar sin vos? Ojala...


¿Cómo haré para empezar otra vida si no estas aquí conmigo? ¿Cómo haré para creer que nada termino, que aun sigo viva? ¿Cómo haré para olvidar tu numero y no llamar y caer rendida? ¿Cómo haré para probar otro cuerpo sin pensar que estoy contigo? ¿Cómo haré para aguantar de tu nombre no nombrar? ¡Será un castigo! ¿Y quien podrá soportar que hable todo el día de ti y de lo que vivimos? ¿Cómo haré para guardar mi tristeza y no pensar que te necesito? ¿A quien podré abrazar por la espalda y dormir como contigo? Nadie me podrá cuidar, nadie me podrá mimar igual que a una niña, terminemos esta farsa y tratemos de seguir como siempre… Y en la habitación ya no se escucharan esos gritos de placer y en nuestro baño no entraran nadie más para bañarse de a dos, y quien podrá querer despertar y sin hablar hacerlo otra vez… ¿Cómo podré?

Esta gran necesidad de tenerte siempre de quererte más y más, es un sentimiento muy difícil de explicar.
Vivimos en un eterno desencuentro. 


Eres dulce, cariñoso, y a veces me tratas mal, serás un príncipe azul pero te disfrazas de animal.  

Se muy bien que te vas y no piensas hablar y que al menos pretendes nunca regresar, que ha llegado el momento que quieres volar, comparar otros besos y formas de amar, soy humano y lo entiendo, no detengo tus anhelos de probar tu libertad.

[Tal vez creas que estoy loca por pensar así, por dejarte partir y alejarte de mi pero vida se te olvida que eres mío y tu partida solo es parte del vivir]

Ya nada queda, se fue nuestro amor.

A veces me haces enojar tanto, que siento como si pudiera perder a cabeza, la conversación no va a ninguna parte porque nunca me vas a tener en cuenta, y sé que no eres bueno para mí, y sé que esto no está destinado a ser, Aquí está mi dilema.. Una parte de mí te quiere y la otra te quiere olvidar, mi dilema, y es que desde el primer momento en el que te conocí tan solo no puedo sacarte de mi cabeza, y me digo a mí misma de alejarme de ti, pero es que me siento atraída, a mi dilema, mi dilema eres tú. Tu me has dicho algunas mentiras pero me las creo cuando me miras a los ojos, ya he oído rumores, pero no los vas a confesar, supongo que es por mi culpa; podría vivir sin ti, sin tu sonrisa, tus ojos, la manera que me haces sentir... Pero no quiero.

Puedo oír tu voz diciendo el adiós, destruyendo toda la ilusión, ya no quiero hablar ni quiero pensar, ni siquiera puedo imaginar que al fin te iras de mi lugar, ¿si hay alguien más? no puedo ni pensar que ya nada queda.
Me voy a acostumbrar a no llamarte, a no escribir tu nombre en un papel y me voy a jurar ya no esperarte si tarde otra vez vas a volver, voy a acostumbrarme mal, a la fuerza aprenderé que no sientes como yo, que no sufres como yo.

Creo en ti y en este amor que me ha vuelto indestructible, que detuvo mi caída libre.

Creo en tu sonrisa, creo en mi si te veo hoy y me pedis que no me rinda, sigo por vos.

A un segundo de rendirme te encontré. Cuando estaba a medio paso de caer mis silencios se encontraron con tu voz.
No puede ser nada normal acabar eligiendo tan mal, en materia de hombres soy toda una experta siempre en repetir mis errores.





Mas o menos desde las vacaciones que nos sacamos esas fotos no te veo, pero el amor que te tengo sigue intacto, nunca va a cambiar lo importante que sos para mi a pesar de que pasen años que no nos vemos por la distancia. Yo se que siempre tenes las intenciones de venir a vernos aunque nunca puedas por trabajo o por plata, y no me importa eso, con que me llames como haces siempre para preguntarme como estoy me alcanza y me sobra. Te amo abuelo y si te llega a pasar algo me muero, no me imaginaría no verte nunca más,y estar sin que me hagas poner celosa cuando miras Pasión, o que te pongas celoso vos de que me miren, o sin todas tus locuras. Lo único que pido es que tengas fuerzas, y que salga todo bien, no me importa nada más si te tengo al lado mío. 
¡Te amo viejo!
[No hago esto al pedo, yo se que te vas a poner bien, vas a venir para acá y te voy a poder leer todo esto]
Reconozco que hecho de menos su sonrisa, y esos pelos rubios que le caían hacía la cara, su manera de hacerme reír hasta estallar, y lo callado que llegaba a ser. Su acento tonto pero adorable, y las formas de decir ''te quiero'' sin decirlo. Los juegos tontos o las simples miradas. Lo difícil que podía llegar a ser despertarle por las mañanas, o como se reía por verme gritando como una tonta y haciendo ruido como fuese. Todo ese tiempo, fue grandioso, e imborrable, pero ahora no toca recordar. Toca sentirse bien con una misma, volver a sonreír y tener experiencias nuevas, nada de mirar atrás, queda un futuro prometedor por vivir. 
RECUERDA SONREÍR.

Siguen las amigas que quiero tener 
¡No me puedo quejar!

El juro que volvería y empapada en llanto él juro que volvería.

Te amo mi amorrrr!